Reduciendo el estigma sobre el estrés y las condiciones relacionadas

El estigma es una marca de desgracia que separa a un individuo o a un grupo. Es una etiqueta. Un estereotipo. Un prejuicio antes de conocer realmente a la persona y los detalles de su situación. El estigma lleva a las personas a rechazar, evitar o temer a quienes se perciben como diferentes. Todos hemos visto el estigma en acción y probablemente también lo hemos experimentado nosotros mismos.

Hay muchos diferentes tipos de estigma. En Change to Chill, nos preocupa el estigma sobre el estrés y los problemas relacionados como la ansiedad, la depresión y otras condiciones de salud mental. También sabemos que puede haber un estigma sobre las cosas que las personas hacen para cuidarse, como la meditación o los ejercicios de respiración. Algunas personas piensan que esas cosas son tontas o muy raras. Pero sabemos  que son realmente increíbles … ¡y queremos convencer a otros de lo mismo!

¡Tú puedes ser parte de la lucha en contra del estigma! ¡Consulta estos hechos y temas para iniciar conversaciones relacionados con el estigma y empieza hoy a hacer el cambio.

Estigma y salud mental

Normalización de la atención de la salud mental
Probablemente hayas visto a un dentista en algún momento de tu vida. La mayoría de los estadounidenses lo hacen. Culturalmente, consideramos importante hacerse chequeos regulares y limpiezas preventivas. Tan pronto como les sale el primer diente a los bebés, se les pide a los papás que comiencen a enseñarle a cepillarse y a usar el hilo dental. Cuando nos da un dolor de dientes, la mayoría de las personas van a hacerse un examen de caries. A algunas personas no les gusta ir al dentista y les molesta cepillarse y usar hilo dental, ¡pero casi todos los hacen! De hecho, a menudo existe un estigma asociado si no haces estas cosas. Entonces … ¿qué tiene que ver todo esto con la salud mental? En una palabra: Normalizando. Una de cada cinco personas sufrirá una enfermedad mental en algún momento de su vida. Es muy común. También es tratable. Sin embargo, el estigma nos impide hablar sobre nuestro bienestar mental con la comodidad y facilidad con la que hablamos de nuestros dientes. Ser abiertos entre nosotros, practicar el cuidado personal y buscar ayuda profesional cuando la necesitamos reduce el estigma y hace que la salud mental sea tan normal como cepillarse los dientes o ver al dentista. Aquí hay algunas formas para comenzar:
  • Habla con tus amigos y familiares sobre tus prácticas o rutinas de cuidado personal, sean las que sean. Pregunta a los demás qué hacen ellos.
  • Si conoces a alguien que esté luchando o que tiene una enfermedad mental, hazle preguntas como: “¿Cómo te sientes?” “¿Cómo puedo apoyarte?” “¿Quieres hablar?” “¿O ir a caminar?” “¿O solo quieres que pasemos tiempo juntos(as)?” “Estoy aquí para escucharte o simplemente estar juntos en silencio”.
  • Sé honesto sobre el tratamiento. Si ves a un terapeuta, psiquiatra u otro profesional, está dispuesto a hablar de eso con tus amigos y familiares, al igual que hablarías con ellos sobre rellenarte una caries o que te quiten las muelas del juicio.
  • Comparte mensajes de apoyo sobre salud y bienestar mental en las redes sociales, como estosChillers.
La cultura y estigma de la salud mental.
Cultura es una palabra que describe las diferentes formas en que los grupos y sociedades hacen las cosas. La cultura incluye:
  • Elementos visibles “sobre la superficie” como la música, el lenguaje y la comida.
  • Elementos invisibles “por debajo de la superficie” como las expresiones faciales y el uso del contacto visual, normas sobre el tiempo y el espacio personal, creencias sobre lo que significa liderar y como se ve y actitudes y creencias sobre la salud mental y las enfermedades mentales.
La cultura influye en cómo se definen, comprenden y se tratan la salud mental y las enfermedades mentales. No hay forma de capturar en la página de internet todas las formas diferentes en que la cultura impacta la salud y el bienestar mental, pero aquí hay algunas preguntas para que las pienses, para que hables con tu familia y amigos e incluso para que explores con otros en un entorno seguro con comunidades más grandes, cómo sea que las definas. Debido al estigma, estas conversaciones pueden ser desafiantes e incómodas. Es importante estar preparado para ello y asegurarte de que tú y los demás involucrados conozcan el tema a tratar. Los temas que pueden ser importantes y valiosos para explorar incluyen:
  • ¿Cómo se ve el autocuidado de la salud mental? ¿Se considera esencial? ¿Un buen bono? ¿Qué no es importante? ¿Cómo una pérdida de tiempo o autoindulgente?
  • ¿Cómo se ve la enfermedad mental? ¿Qué palabras se usan para describir las condiciones de salud mental?
  • ¿Cuáles se cree que son las causas del bienestar mental, la enfermedad mental o ambas?
  • ¿Qué tipo de atención formal o informal, está disponible para las personas que experimentan angustia mental?
  • ¿Qué diferencias existen en la forma en cómo se ven la salud mental o las enfermedades mentales de acuerdo a la edad, género, raza o situación socioeconómica?
Estar consciente de la forma en cómo las culturas influyen en como tú ves la salud mental puede ayudarte a que estés más consciente de tus propias ideas y creencias y la conciencia es el primer paso hacia el cambio.
Cuándo buscar ayuda profesional
Una razón por la que es importante reducir el estigma sobre la salud mental es para que podamos reconocer mejor cuándo nosotros o las personas que nos importan necesitan apoyo adicional. Aquí hay 10 señales que sugieren que una persona que está batallando necesita ayuda profesional:
  1. Sentirse muy triste, retraído o desmotivado durante más de dos semanas.
  2. Hacer planes o intentar hacerse daño o suicidarse.
  3. Comportamientos fuera de control y arriesgados.
  4. Miedo repentino y abrumador sin motivo, a veces con el corazón o la respiración acelerados.
  5. No comer, vomitar o usar laxantes para perder peso, pérdida o aumento de peso significativo.
  6. Cambios de humor severos que causan problemas en las relaciones.
  7. Uso excesivo de drogas o alcohol.
  8. Cambios drásticos de comportamiento, personalidad o hábitos de sueño.
  9. Dificultad extrema para concentrarse o quedarse quieto.
  10. Preocupaciones o miedos intensos que se interponen en las actividades de la vida diaria como salir con los amigos o ir a clases.
Si tú o alguien que conoces tiene dificultades, ponte en contacto con un adulto o busca ayuda profesional. En caso de una emergencia, marca al 9-1-1.
El lenguaje importa
Conocer algo no es lo mismo que saber algo. Es importante aumentar la concientización sobre la salud mental; entender y escoger el lenguaje correcto es aún más importante. Esta herramienta ayuda a desglosar las palabras comunes que se usan para describir la salud mental, la angustia y la enfermedad mental. Entender las diferencias entre estas palabras es esencial para obtener el apoyo adecuado si es necesario y para ser claro sobre el lenguaje que se utiliza para explicarle a los demás cómo te sientes. El lenguaje importa
Compartiendo tu historia
Compartir tu historia sobre salud mental es importante para ayudar a terminar con el estigma y también es importante entender por qué estas contando tu historia y cómo te pueden apoyar. Revisa esta lista antes de contar tu historia.